Lideria

“El distraído tropezó con ella.
El violento la utilizó como proyectil.
El emprendedor, construyó con ella.
El campesino, cansado, la utilizó de asiento.
Drummond la poetizó.
David, mató a Goliat.
Y Michelangelo le sacó la mas bella de las esculturas.
En todos los casos la diferencia no estuvo en la piedra sino en el hombre.
No existe piedra en tu camino de la que no puedas sacar algo positivo.”
Fotografia

El modelo EFQM

El modelo EFQM (Modelo Europeo de Excelencia) es una herramienta metodológica que ayuda a las entidades a conseguir éxitos midiendo su posición en el camino hacia la excelencia:

  • Ayuda a detectar áreas susceptibles de mejora
  • Ayuda a identificar soluciones potenciales para minimizarlas
  • Facilita ideas acerca de la implantación de esas soluciones.

Está patrocinado por la EFQM y la Comisión de la Unión Europea y es el Modelo de referencia para la gestión en los gobiernos de muchas autonomías españolas.

Actualmente es un requisito necesario para poder optar a ayudas, subvenciones o fondos públicos. Asimismo, es la base del Premio Europeo a la Excelencia y así como de los Reconocimientos Europeos a la Excelencia (Compromiso con la Excelencia y Niveles tres, cuatro y cinco estrellas).

Permite estructurar y sistematizar la mejora continua, facilitando la creatividad y la innovación lo que garantiza que las organizaciones que lo implantan adquieran ventajas competitivas.

El Modelo EFQM es un modelo no prescriptivo, cuyo concepto fundamental es el diagnóstico y evaluación internos (autoevaluación) basados en un análisis detallado del funcionamiento del sistema de gestión de la organización usando como guía los conceptos fundamentales y criterios que propone el modelo.

Esto no supone una contraposición a otros enfoques (aplicación de determinadas técnicas de gestión, normas ISO, normas específicas, etc.), sino la integración de los mismos en un esquema más amplio y completo de gestión.

La utilización sistemática y periódica del Modelo EFQM por parte de la organización permite el establecimiento de planes de mejora basados en hechos objetivos y la consecución de una visión común dentro de la organización sobre las metas a alcanzar y las herramientas a utilizar. Su aplicación se basa en:

  • La comprensión profunda del modelo por parte de todos los niveles relevantes de la organización. Se necesita una fuerte sensibilización y formación inicial en dichos niveles.
  • La evaluación de la situación de la organización en cada una de las áreas.

La base del Modelo EFQM es la causalidad. Necesitamos lograr que en nuestra organización las cosas nunca ocurran por casualidad: los criterios agentes deben ser las causas de nuestros resultados.

Todo ello bajo la llamada “lógica REDER”. Esta lógica se basa en:

Resultados
Lo que la organización consigue. En una organización excelente, los resultados muestran tendencias positivas o un buen nivel sostenido, los objetivos son adecuados y se alcanzan, los resultados se comparan favorablemente con los de otros y están causados por los enfoques. Además el alcance de los resultados cubre todas las áreas relevantes de la organización y son oportunos, fiables y precisos.

Enfoque
Lo que la organización hace y las razones para ello. En una organización excelente, el enfoque será claro y estará integrado con otros enfoques.

Despliegue
Lo que realiza la organización para poner en práctica el enfoque. En una organización excelente, el enfoque estará implantado en las áreas relevantes y su ejecución estará estructurada.

Evaluación y Revisión
Lo que hace la organización para evaluar y revisar el enfoque y su despliegue: cómo mide, aprende y pone en práctica mejoras en la gestión. En una organización excelente se mide la eficacia y eficiencia del enfoque y el despliegue, y se utiliza el aprendizaje y la creatividad para implantar mejoras e innovaciones

El Modelo podemos representarlo, gráficamente:

Modelo EFQM

Nota importante: Desde el inicio de 2013 entra en vigor una nueva versión del Modelo EFQM, el Modelo EFQM 2013, que supone algunos cambios en el Modelo. Durante el año 2013 coexistirán ambas versiones (2010 y 2013). A partir del año 2014 sólo se podrá utilizar la nueva versión.

¿Qué dificultades se encuentran para aplicar el Modelo EFQM?

El principal problema es el desconocimiento. Una vez que nos acercamos a él nos quedamos sorprendidos de la “sencillez” que tiene el modelo, pues sólo se trata de una guía para aplicar el sentido común de manera estructurada.

Al principio, se necesita vencer reticencias porque supone un cambio de cultura y todo cambio puede generar un rechazo inicial por el nivel de exigencia y mejora continua.

Es importante salvarlas con sensibilización inicial, formación y facilitación profesional interna o externa, según los casos.